;

Elección del tipo de operación

Hay varias maneras de iniciar una producción propia en China. Al resolver dar este paso, una empresa extranjera se enfrenta a la decisión de la base sobre la cual comenzará a producir en China los productos de su diseño, de tal manera de llegar a un precio lucrativo mientras a un mismo tiempo se garantizan la calidad prevista y se aseguran los derechos al producto dado evitando que el fabricante chino lo produzca y comercialice como propio.

 

Cada modalidad de operación con un fabricante chino tiene sus ventajas y desventajas. Firmar un acuerdo donde el fabricante chino es contract manufacturer (CM) y determinar el precio final del producto terminado tiene sus aspectos favorables. A cargo del productor están la estimación de los costos de fabricación del producto, la compra de componentes, la producción, la realización del empaque etc. Al cliente corresponde recibir el producto acorde a los parámetros confirmados al precio determinado. Otro tipo de operación posible que merece especial atención cuando se está ante productos de gran complejidad o para los cuales es esencial una larga vida útil es trabajar con un socio chino en base a un esquema de “processing”. Queriendo tener la certidumbre de que el fabricante utilice los componentes requeridos, el cliente extranjero podrá proveerle parte de los componentes neurálgicos, luego de lo cual quedará a cargo del fabricante entregar el producto terminado. Existe todavía otra posible régimen de operación: indicar al socio chino una serie de subproveedores locales a los cuales debe comprar determinados componentes. En el caso de productos novedosos, para los que es vital el empleo de soluciones técnicas modernas, el camino más provechoso puede resultar encargar la producción de los elementos individuales del producto a fabricantes chinos locales, dejando en manos del cliente el montaje final y el empaque.

 

En el transcurso de muchos años de actuación en China y habiendo introducido diferentes artículos para su producción en el país hemos adquirido una rica experiencia, lo que nos permite indicar al cliente la modalidad de actividad más conveniente que resultará más provechosa para el caso de su producto, permitiéndole lograr el objetivo esperado en las condiciones más ventajosas y en el marco de la protección de los derechos de propiedad intelectual.

 

Continuar