Noticias de negocios

05 de mayo de 2011

La importación de maquinaria en aumento en China

Según datos recientes, la importación de maquinaria en China está creciendo más rápido que la exportación. Aun descartando las estadísticas para febrero, alteradas por el efecto de las vacaciones de Año Nuevo Chino, se observa que en varios sectores China es de hecho importador neto de maquinaria. Estos sectores podrían ser cada vez más si los costos en alza y la cotización poco favarable del yuan siguen debilitando la competitividad de los fabricantes chinos.

En determinadas industrias, el valor de las importaciones de maquinaria ha superado el de las exportaciones. De acuerdo a la información aduanera correspondiente a enero del corriente año, la importación de máquinas para la industria del plástico llegó a los 180 millones de dólares, en tanto que la exportación en el mismo rubro se mantuvo alrededor de los 100 millones. Este déficit contrasta con el hecho de que China de hecho exportó más unidades que las que importó durante ese período: en promedio, una máquina importada en enero costó casi 180000 dólares, contra los 20000 de la máquina china exportada promedio. Aunque las compras del principal producto de importación en este sector, las máquinas de moldeo por inyección, de hecho bajaron un 13%, para ciertos productos, tales como determinados tipos de máquinas para termofusión y para moldeo al vacío, las importaciones se duplicaron.

La importación de maquinaria y equipamiento eléctrico en enero aumentó un 42% respecto e igual período del año anterior; este crecimiento es más pronunciado que el de las exportaciones. Las estadísticas de febrero muestran tasas de crecimiento menores, pero esto es probablemente menos indicativo de tendencias a largo plazo que del efecto estacional del feriado de Año Nuevo Chino, que virtualmente paraliza la vida económica del país por al menos una semana. El superávit restringido al sector de maquinaria para 2010 fue de 3200 millones de dólares, cinco veces por debajo del nivel del año anterior, lo que deja las exportaciones apenas un 2% por encima de las importaciones. Las ventas al exterior crecieron un 32%, pero las importaciones lo hicieron aun más rápido hasta alcanzar los 255 500 millones de dólares, un 41% más que en 2009. A pesar del aumento de la importación, sin embargo, la fabricación local cubre cuatro quintas partes de la demanda nacional.

Según datos de 2009, Japón, Alemania y Corea del Sur eran las fuentes principales de maquinaria importada en China. Alemania sube al primer puesto en ciertos rubros, en particular las máqunas herramientas para metalurgia. Las estadísticas totales para maquinaria y equipamiento eléctrico dan los primeros lugares a países asiáticos, dado que la mayoría de los productos electrónicos importados en China provienen de Taiwán, Corea del Sur y Japón. Entre los sectores en los que se espera un fuerte crecimiento de la importación en los próximos años se cuentan los sistemas de control numérico, los equipos de impresión, la tecnología de energía renovable, las máquinas de excavación y la maquinaria textil.Además de a causa del aumento de la demanda, la importación de máquinas está creciendo debido a una menor competitividad de los fabricantes chinos en ciertos rubros. Según un representante de una de las principales federaciones empresarias chinas del sector, los costos en aumento de materias primas, componentes y mano de obra, la falta de inversión en activos inmobilizados y deficiencias de innovación contribuyen a debilitar la competitividad de los productores locales. La lenta revaluación del yuan no los ayuda tampoco, mientras que un acuerdo comercial con Taiwán acaba de reducir o eliminar los aranceles de Aduana para la importación de varios productos.

En diversos sectores los fabricantes chinos tienen que lidiar no sólo con costos laborales en aumento sino también con una escasez de mano de obra que comienza a extenderse desde las regiones costeras hacia el interior del país, tradicionalmente fuente de obreros. Un bajo costo laboral es un componente esencial de la ventaja competitiva de los fabricantes chinos frente a los extranjeros, y una mano de obra mejor paga y menos abundante puede reducir considerablemente esa ventaja. Algunos fabricantes procuran compensar esta reducción con una aplicación más general de líneas de producción automatizadas. Esta situación crea el potencial de un mayor volumen de ventas a China para los fabricantes extranjeros de maquinaria, al menos durante los próximos meses..